ROLEX NYYC INVITATIONAL CUP

Pimi:….Carlos has de venir a Newport, a la Invitational Cup, es una maravilla, única en el mundo, nos lo pasaremos muy bien……
CM:¿La qué?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?
Pimi: El próximo septiembre.
CM: ¿Quieres decir?, No navego con vosotros.
Pimi: No te preocupes, entrenaremos, vale la pena.
CM: Ok, voy,……..

En Julio, reunión RCNB:
Pimi…Carlos, te presento a…, a…, a…. y a…
CM: «Donde me he metido, locos de la náutica , y sólo conozco a Javier.»
Pimi: ……. Lou money manager, Andrea lunch manager, Mirco house keeping manager, Cornejo training manager, Carlos car manager…
CM: Glups, cuánto manager! ¿Puede salir algo bueno de este grupo?

El 11 de Septiembre en el aeropuerto:
Pimi: te presento a….., a…… y a……
No hemos podido navegar, no hemos encontrado barco. Tendremos tres días en Newport para entrenar.

Y así llegamos a Newport, sin haber entrenado, ni navegado juntos, ni teniendo claro el rol de cada uno en el barco.

Pimi asigno roles iniciales. Tim, representante del armador, proa, Carlos palo, Cornejo topo, Mirco contra, Andrea y Luis piano, David trimer génova y spy, Fede segundo trimer génova y spy, Lou trimer mayor, Javier director de maniobras, Oriol táctico, él, Pimi, a la rueda. Lou padre estará durante los entrenos en el barco y luego como espectador en un Oyster precioso.

Durante el primer día de entreno fuimos conscientes de la dificultad del reto. Unos éramos inexpertos, nadie conocía los campos de regatas, nadie estaba familiarizado con el barco. Quedó claro que necesitábamos a Tim en popa, era el que más conocía el barco, el trimaje de sus velas, sus prestaciones navegando y los campos de regatas. Pasó Luis a proa y Tim a popa. Dos días más de entrenos. Uno con viento duro, anulado al final por vientos sostenidos superiores a 22 nudos, el máximo autorizado en esta regata, y otro tranquilo, con calmas, que algunos aprovechamos para bañarnos en el Atlántico.

Pimi anuncia una novedad importante, se va a entregar por primera vez el Corithian Spirit Award, el premio que representa el espíritu de esta regata, un premio a la tripulación con mayor deportividad, fairplay y buen rollo. Pimi dijo: Tripu, este ha de ser nuestro, despliegue de encantos con todas las tripulaciones, tú Japón, tú Irlanda, tú… etc. No podemos fallar.

El martes 22 empezaron las regatas serias, Javier advirtió: no quedar últimos será una hazaña. 17 barcos, Swan 42, todos trimados igual, con el mismo combustible, la misma cantidad de agua y las velas nuevas. La única diferencia, sus banderas, gallardetes, tripulación y las horas de entreno. Con una gran dosis de entusiasmo, algo de ingenuidad y muchas esperanzas, nos dispusimos a afrontar la competición.

El montaje es espectacular, el club, comité de regatas, jueces, balizadores, charlas sobre trimaje de velas, meteo etc., todo impecable. En regata: helicópteros , seguimiento online con imagen de video, imagen virtual, comentarios de reconocidos regatistas…. Vamos que a lo Copa América.

Como no podía ser de otra manera, si el día anterior habíamos disfrutado de un buen baño en el Atlántico, el primer día de regatas nos sorprendió con un baño de realidad: dos últimos y un 14.

Quedaba claro que los próximos días iban a ser duros, sobre todo para nuestra autoestima y motivación.

El segundo día amaneció con poco viento, aplazamiento de la salida y cambio del campo de regatas. Nosotros dispuestos a mejorar y a dar guerra, como mínimo al barco Argentino, compañero nuestro en la cola. Las cosas fueron mejor, se empezaban a notar las horas de navegación, pero sólo se hizo una manga y quedamos 14. El jueves, con la inyección de moral del día anterior y con viento más intenso, que permitió hacer tres mangas: hicimos un 13, un 10 y un 15. Parecía que podíamos abandonar la cola. El viernes tres mangas: un último y dos 13. Ya solo quedaba el sábado, dos mangas y final de la Invitational. Sin posibilidad real de salir del último puesto, pero con la alegría de haber participado el la mejor regata amateur del mundo y de haber hecho nuevos amigos, nos dispusimos a navegar. Gracias a una buena salida, al Dios Eolo que nos fue favorable y, porque no decirlo, al buen hacer de todos, quedamos sextos en la primera manga. !Llegamos a ir segundos!!! Parecíamos los ganadores de la Invitational. ¿Qué más podíamos pedir?

Al final los últimos.

En Newport no sólo cuidan el cuerpo, también el alma, y el estomago de los navegantes, con unos eventos sociales insuperables: café cada mañana antes de las regatas y merienda y bebidas cada tarde, que no falten; cenas oficiales exquisitas: cena de bienvenida, Lobster Dinner…. Pero además, actividades organizadas a iniciativa de los participantes, como los Irlandeses, que nos invitaron a todos a cenar productos de su tierra, o la BBQ hispano-argentina en el jardín de nuestra mansión.

Ya solo nos queda la Cena de Gala con entrega de premios. Empezaron por el Corithian Spirit Award, que se votaba entre todas las tripulaciones. Premio para…….. Javier Scherk…. Increíble, se ha conseguido, nos llevamos este premio a casa la primera vez que se concede. No podemos pedir más. Pimi recoge el premio, que a buen seguro se ha conseguido sobre todo por su tesón, simpatía y buen rollo. También es importante nuestro reconocimiento al Royal Thames YC, justo ganador de la regata.

Al día siguiente para casa, con el maravillosos recuerdo de los días vividos, las regatas, las cenas, las copas nocturnas y sobre todo el compañerismo y buen rollo entre todos.

Gracias infinitas Pimi, alma mater del evento, también a Lou padre e hijo, Oriol, Andrea, Fede, Mirco, Cornejo, Javier, Luis y David por vuestra cálida acogida, por vuestras enseñanzas de vela y, sobre todo, por los momentos vividos.

Buen viento y hasta la próxima.

Carlos Moreu

PD. El Royal Thames YC reconoció haber entrenado en Newport 75 días. El camino está marcado.