El avión llegaba con algo de retraso, y los pasajeros que venían de Barcelona comenzaron a desembarcar, destacando sutilmente un joven moreno muy bien acompañado. Así vio Freyu al que era su relevo a bordo del Gunter este pasado Mundial de J80 de 2016, un tal Pablo de 20 años ya con algo de experiencia.

Efectivamente,  me crucé con uno de los tripulantes más veteranos de esta prestigiosa saga de regatistas en la puerta de embarque del aeropuerto de Málaga, éste me dio su bendición y marché con la moral un poco más alta hacia la entrada del aeropuerto donde esperaba el resto del equipo, para poner rumbo directo al puerto de Sotogrande.

Ya en el “Gunter wagon” me dio la bienvenida un tal Pimi, que se ve que manda mucho, y que iba de copiloto junto a su precisa mano derecha, el doctor “Killo”, un espectacular piloto y mejor persona. En los asientos traseros se me presentó el tesorero incorruptible del Gunter, “Lou”, siempre atento al rumbo del navegador. Menudos tres! Me va a costar digerir tantas anécdotas y experiencias que rememoraban continuamente de sus “Golden days” y tan buenos ratos que hemos pasado estos días.

Ha sido un campeonato de nivel envidiable para todos aquellos que no estuvieron, muchos campeones allí reunidos, exigiendo el máximo a cada participante, y aunque los resultados no hayan acompañado en el agua, la experiencia ha sido inmejorable.

El hecho de llevar casi 30 años de campeonatos a sus espaldas, hizo que el Gunter team fuera desde el principio un firme candidato a ganar la “regata de tierra”. Objetivo sobradamente conseguido gracias a una gran gestión logística, increíble ruta gastronómica y alguna que otra nueva amiga que se presentó por esos lares. Ventajas de ser un veterano!

La experiencia es sin duda un grado mayor a la juventud en muchas ocasiones, y eso lo demuestra cada campeonato el Gunter desde hace unas cuantas lunas, y aún les queda cuerda para rato. Espero poder seguir compartiendo más experiencias con este equipo próximamente…
Gracias por todo Gunter team!