Siempre explico que las etapas de mi vida son tres, desde mi nacimiento hasta los 20 años en Palma, luego mi etapa en la Facultad de Náutica de Barcelona, donde tuve la suerte de navegar en el Gunter y compartir con su tripulación, y la tercera con mi regreso y establecimiento en la isla de Mallorca después de casarme y donde nació hace hoy (1 de Junio) mi hija Mar hace tres años.
De la primera etapa poco que decir, la vida normal de un adolescente.

Respecto a la tercera y por tanto la actual, es mi etapa presente y futura que ya se verá que caminos tomará pero es mi etapa de creación de mi familia. Pero de la segunda etapa en Barcelona sí puedo contar muchas cosas y buenas, puedo asegurar que hay un antes y un después en mi persona durante esa etapa, puedo asegurar que fue la etapa que me hizo crecer como persona tanto moral como profesionalmente y convertirme en lo que soy ahora, todo esto en parte gracias a mi paso como tripulante del Gunter y explicaré porqué;
Desde pequeño fui un enamorado de los barcos y la Mar, pero al poco tiempo de llegar a Barcelona empecé a navegar en los “First Class 8” de unos amigos, como tripulante primero y luego de patrón, y entre la flota se encontraba el Gunter, ese barco que se diferenciaba de los demás ya sólo viendo el color azul de su casco y su línea de flotación más alta que el resto y que por tanto era muy visible su antifouling blanco…con el tiempo entendí el porqué!!!! Con una tripulación poderosa y conocida, era la envidia de los demás barcos, con su patrón nuestro amigo Pimi al frente que lo ganaba todo!!! Para mí no era envidia sino que ese pequeño barco azul con su tripulación eran mi referente, eran mis ídolos como lo pueden ser Messi para un culé o Cristiano para un madridista y puedo asegurar que no exagero, es más, podría decir que hoy siguen siendo mis ídolos no sólo porque muchos de ellos han sido o siguen siendo grandes regatistas a nivel mundial, sino por todo lo que me enseñaron.
Recuerdo el día que estaba Yo en el primer “First Class” con los amigos y se me acercó Pimi y me preguntó si quería navegar con ellos en una regata… Pimi, nunca te he dicho lo feliz que me hizo que pudieras darme la oportunidad de navegar con vosotros, con mis ídolos!!!! Que te acercaras a mí que entonces tenía 21 años y me dieras la oportunidad de navegar con vosotros? Podrá sonar una tontería o quizás no os lo creáis, pero seguro fue uno de los días más importantes en mi vida, por eso lo recuerdo tan bien. Igualmente recuerdo ese primer día, feliz como una perdiz, me estrenaba con el Gunter donde me esperaba David Pella para recoger a Pimi y a Michi, entre otras cosas lo recuerdo por haber ganado las dos regatas que hicimos ese día como de que casi no me dejaron tocar un cabo!!! Fui más un estorbo que una ayuda, era un novato con auténticos experimentados. Al acabar la regata se me acercó Pimi y me dijo que aunque no tenía ni idea de regatear había visto mis ganas y algo especial y que me ayudaría a convertirme en uno más de ellos, de eso hace ya 15 años.

Muchas gracias Pimi por darme esa oportunidad, por enseñarme lo que sé hoy de navegar, por enseñarme a ser un buen regatista y un ganador nato como siempre has sido tú. Hoy día aún utilizo algunas frases que me enseñaste y se me quedaron en la memoria y de las que aprendí mucho, como:
«Los que dicen que lo importante es participar es porqué nunca han ganado nada», esa frase que puede parecer soberbia, para mi significa fuerza para ser el mejor y no conformarse, ser una auténtico ganador. Gracias Pimi porque esa frase la he aplicado no sólo a la competición deportiva sino también a mi vida, tratando de ser el mejor en mi trabajo, el mejor como persona y el mejor con mi familia.

Gracias a todos los tripulantes que pude compartir durante los años navegados en el Gunter y de todo lo que me enseñasteis, que no fue poco, y sobretodo gracias a tí Pimi por esa primera oportunidad que significó mucho y significará mucho en mi vida.

Quiero acabar con otra gran frase que esa no la he podido aplicar en mi vida, pero que hoy día navegando aún la utilizo:
«Novia, caza un pelo de coño de mosca la escota!» Jajajajajajajaja Que gran frase navegando!!!
Gracias a todos, gracias Gunter y muchas gracias Pimi.

Un fuerte abrazo a toda la familia que ha pasado por el Gunter.