Para mí, como regatista profesional y atleta Olímpico en la Clase 49er, es siempre un gran desafío competir en la Clase Dragón, una flota siempre con un nivel competitivo muy fuerte, con regatistas de nivel mundial y medallistas olímpicos.
El campeonato en Dournanez fue naturalmente un desafío exigente con condiciones instables y imprevisibles, pero la gran satisfacción fue la sintonía de nuestro equipo, con el patrón Javier «Pimi» llevando el «Gunter» con una precisión muy grande, lo que me permite creer que en el futuro llegarán los buenos resultados.

Fue un placer enorme que me deja con muchas ganas de volver a navegar muy pronto!!!

Muchas gracias por la oportunidad, las lecciones de vida y la confianza.
Vamos Gunter, fuerte abrazo!

Jorge Lima